Rectificación de la lordosis cervical

Rectificación cervical: causas, síntomas y tratamiento desde la fisioterapia

Siempre hemos pensado que la columna debe estar lo más recta posible pero la realidad es que una columna sana tiene que tener las 4 curvas que le van a conferir la resistencia que necesita para soportar el peso del propio cuerpo.
Que una una parte de la columna se rectifique supone una situación patológica que debemos trabajar, para devolverle la lordosis o cifosis natural.
En el el siguiente artículo profundizaremos más sobre las curvaturas fisiológicas de la columna y la rectificación.

¿cómo debería ser una columna sana?
La columna vertebral está formada por 24 vértebras, el sacro y coxis. Conjuntamente forman una columna que describe una especie de doble S, es decir, un elemento sinusoidal, mecánicamente conocido por su resistencia (tanto a la compresión como a la tracción). Es decir, que la columna vertebral tenga esa forma garantiza su resistencia a las actividades cotidianas.

¿qué es la rectificación cervical?
La rectificación cervical supone la pérdida de alguna de las curvas propias de la columna que describíamos arriba y en lugar de presentar una forma de S, tiene forma recta. En las siguientes fotos podemos una columna cervical fisiológica (normal) en primer término y después una columna cervical rectificada.


Cabe decir que lo más frecuente es que sea el segmento cervical el que se rectifique aunque en ocasiones puede hacerlo también la columna dorsal o la lumbar.

¿por qué se produce una rectificación cervical?
La rectificación de la columna cervical suele responder a dos causas:

  • causa tipológica o congénita: lo que solemos llamar hereditario o “de nacimiento”. Supone la forma del cuerpo. Y suele ser habitual en personas con cuello largo, de apariencia estilizado, hombros en percha y con frecuencia está acompañado también de una rectificación de la zona dorsal, sobre todo a nivel interescapular.
  • causa traumática: puede ser por un golpe pero lo más habitual es por una accidente de tráfico (whiplash), con alcance posterior, en el que la cabeza, en el momento del impacto describe un gesto de aceleración hacia delante y hacia atrás, activando la musculatura prevertebral (que describiremos a continuación) para proteger la médula. Esta activación, es la que provoca al rectificación.

¿qué síntomas produce la rectificación cervical?
Este tipo de rectificaciones traumáticas, pueden instalarse durante años tras el accidente, provocando síntomas tan variados que muchas veces nos cuesta relacionarlo con las secuelas del golpe. Algunas de ellas son:

  • dolor de cuello y espalda frecuente
  • cefaleas o dolores de cabeza
  • alteraciones de la mandíbula (síndrome atm)
  • trastornos de visión (por compromiso de la musculatura suboccipital, oculomotora)
  • disfagias (alteraciones al hablar o tragar; sensación de que “nos cuesta tragar”)
  • tensiones craneales
  • acúfenos o pitidos en los oídos
  • vértigos o mareos

Como se puede ver, el abanico de síntomas es amplísimo.
Actualmente se están también publicando estudios sobre el deterioro cognitivo que produce el mantener al sistema nervioso en una situación de tensión de manera prolongada en el tiempo, como es el caso de una rectificación cervical. Este deterioro cognitivo puede acabar desencadenando, según los estudios, en alteraciones del sueño, la memoria y el estado de ánimo.

¿qué tratamiento tiene la rectificación cervical?
Por todo ello, resulta fundamental el tratamiento de la rectificación.
Al tratarse de una alteración estructural, el abordaje será a través de la terapia manual (fisioterapia). Y el objetivo del tratamiento será reconstituir la lordosis fisiológica (curvatura normal) de la columna cervical.
Hay tres pases obligatorios para trabajar una rectificación cervical:

  • relajación o inhibición de la musculatura suboccipital
  • relajación o inhibición de los ECOM
  • relajación o inhibición del largo del cuello

Además de todo ello, tendremos que normalizar la tensión de los escalenos, liberar el diafragma y en ocasiones, también el psoas.

¿cuál es el pronóstico del tratamiento?
Los avances se notarán desde la primera sesión, si bien, que perdure más o menos los efectos, dependerá del tiempo que lleve instalada la rectificación. Y será necesario su tratamiento hasta que el sistema nervioso consiga integrar las nuevas referencias del cuello.