La Escoliosis: tipos y tratamiento de fisioterapia

¿Cómo y Por Qué se produce la Escoliosis?

La escoliosis es una “deformación” de la columna vertebral. Consiste en una curvatura, no en el plano sagital como es lo propio, sino en el frontal. La diferencia radica en que en el caso de la escoliosis, las vertebras están rotadas, con el riesgo que esto supone para la salud de la columna.

La columna debe tener y mantener sus curvas en el plano sagital pero no deben pasar al plano frontal. Si esto ocurre es porque las vértebras han rotado sobre sí mismas y podemos hablar entonces de columna escoliótica. En estas fotos podemos ver una columna normal (arriba) y una columna escoliótica (abajo):

Cuando hablamos de escoliosis, es importante diferenciar la escoliosis evolutiva de la actitud escoliótica, porque el tratamiento y pronóstico de ambas es diferente:

  • La actitud escoliótica es una posición “torcida” o rotada que adopta la columna. Pero con tratamiento y ejercicio, es fácilmente recuperable. Normalmente, este desequilibrio se produce como adaptación a un dolor o lesión (reflejo antiálgico), una dismetría de miembros inferiores, un desequilibrio muscular o ligamentos o un sufrimiento visceral.
  • La escoliosis evolutiva o idiopática es aquella que se desarrolla aparentemente sin lesión primaria; solemos decir que es genética o del crecimiento porque en un gran número de casos debuta en la pubertad. En realidad, ya sabemos que el origen de estas escoliosis es neuroglandular: un desequilibrio entre la hipófisis y la epífisis.

 

Causas de la escoliosis
Como decíamos arriba, el origen de una escoliosis puede ser tan diverso como:

  • muscular o ligamentoso: un espasmo muscular o un pinzamiento ligamentoso puede provocar la inclinación del tronco. Este es un caso muy frecuente cuando hablamos del cuadrado lumbar y los ligamentos iliolumbares.

  • dismetría de miembros inferiores: una pierna corta o larga, va a obligar a la columna a adaptarse para que la persona no vaya inclinada. Esta dismetría puede ser de nacimiento (lo menos frecuente) o consecuencia de alguna lesión previa (esguince, bloqueo de algún hueso del pie, pinzamiento del menisco, etc.)

  • distorsión pélvica: la pelvis es clave en el alineamiento de la columna pues se apoya en ella. Si la pelvis está “torcida”, la columna lo hará también.

  • desequilibrios viscerales: las vísceras son músculos y como tales, pueden retraerse y alterar su motilidad y por tanto, el equilibrio del abdomen y éste, el alineamiento de la columna. Además, las vísceras no están flotando en el abdomen, está suspendidas dentro de la cavidad abdominal por medio de ligamentos (el útero se suspende del sacro, el colon se relaciona con la columna lumbar, el hígado con la caja torácica, etc.)

 

Tipos de escoliosis desde el punto de vista biomecánico

  1. escoliosis lumbar izquierda -> la musculatura glútea izquierda provoca una retroversión pélvica izquierda que arrastra por medio de los ligamentos iliolumbares y el cuadrado lumbar izquierdo a las vértebras lumbares, generando una curvatura lumbar izquierda.
  2. escoliosis lumbar derecha -> ante un sacro desencastrado, el transverso del periné aproxima los isquiones, sobre todo el derecho y esto provoca un bostezo de la pala iliaca en su parte superior. Este bostezo provoca la reacción de ligamentos iliolumbares y del cuadrado lumbar derecho que arrastra a las vértebras lumbares derechas, generando una curvatura lumbar derecha.
  3. escoliosis dorsal -> sucede cuando el tórax pierde su cifosis fisiológica por la acción del dorsal largo y los espinosos, provocando la reacción de las fibras horizontales del dorsal ancho, que al retraerse, rotan las vértebras dorsales desde la izquierda y generan una curvatura dorsal derecha.
  4. escoliosis combinada lumbar izquierda y dorsal derecha -> como su nombre indica, es la combinación de la escoliosis lumbar izquierda y dorsal derecha. Se trata del caso más habitual porque supone una exageración de la asimetría fisiológica y una compensación de ambas curvas entre sí.

 

Tratamiento de fisioterapia para la escoliosis

La fisioterapia es la herramienta fundamental para el tratamiento de las escoliosis. A través de la terapia manual y sus variantes podemos corregir los desequilibrios musculoesqueléticos que producen la escoliosis. Hay muchos métodos que plantean el tratamiento de la escoliosis:

  • método Meziéres
  • método GDS
  • reducación postural global (RPG)
  • método Klapp
  • método Pilates
  • método Bobath

Además de estos métodos o conceptos, la fisioterapia se sirve también de agentes físicos como la electroterapia y ortopédicos como los corsés, plantillas y alzas. También es remarcable el tratamiento quirúrgico, indicado en función de la amplitud de la curvatura: curva menor de 15º, tratamiento fisioterápico; curva entre 15-20º -> tratamiento ortopédico; curva mayor de 40º -> tratamiento quirúrgico.

 

Evolución y pronóstico

El pronóstico de una escoliosis radica en diferenciar primeramente si se trata de una escoliosis estructurada o una actitud escoliótica. Como decíamos arriba, la actitud escoliótica es fácilmente corregible; en el caso de una escoliosis estructurada, el tratamiento debe ir enfocado a estabilizar la escoliosis, para que no siga avanzando y a flexibilizar al máximo todas las estructuras.

Además, la exageración de la curvatura de una escoliosis idiopática se suele producir en las etapas de cambios hormonales como son la pubertad y la menopausia; en estos momentos es primordial controlar el avance de la curvatura.